Medicina Estética

Toxina Botulínica

La Toxina Botulínica es un producto de larga data en el mercado siendo su uso inicial para tratar patología neurológica. Luego se desarrolla en medicina estética. Se utiliza sobre todo para combatir arrugas perioculares, frontales y del entrecejo, pero tambien y en forma más reservada en tercio inferior de la cara (arrugas de cuello, labio superior y mentón) Sus efectos son efímeros, de 4 a 6 meses, pero sus resultados son maravillosos. El uso continuo de la misma , alarga sus plazos de durabilidad. Otro uso muy promociondo de la toxina botulínica es la HIPERHIDROSIS, ya sea axilar, plantar o palmar con muy buenos resultados.